Archivo de la categoría: Calixthe Beyala

Calixthe Beyala: “En África se considera que una mujer es bella a partir de los 45 años”

Calixthe conferencia2

El paso del tiempo y la edad, considerada en Occidente como una degradación y una derrota, es uno de los temas que Calixthe Beyala aborda en sus últimas obras literarias. Un proceso de envejecimiento vivido de forma muy diferente en el reflejo de los escaparates europeos o en el polvo, el calor, el desgarro de la presencia de la vida y la muerte de África.

Nacida en Camerún, con un tono ronco lleno de matices, Calixthe transmite fuerza. Y brillo. Tanto presidiendo una mesa dentro una camisa roja mientras pronuncia “mujer africana, soy”, como cuando antes de maquillarse fuma y revuelve una taza de té buscando inspiración. Toda potencia del cruce de identidades: desde sus raíces al reconocimiento y aceptación de su “parte Europea”.

Beyala está considerada como una de las principales escritoras africanas francófonas y como tal ejerce una marcada influencia. “Escribo en francés, pero ni la estructura, ni la sonoridad son realmente francesas. Hay una clara influencia de la tradición oral africana. En mis obras hay mucho ruido, alboroto, sabores, colores y olores”. Un lenguaje que incorpora algunos términos de las lenguas vernáculas de su tierra, más de 350, enriqueciéndose así. “De la misma manera que el castellano se vuelve más rico con el contacto con la literatura de América Latina”.

Tiempo

Beyala que habitualmente reside en París cree que es injusta la presión que sufren las mujeres con el paso del tiempo. Cuando “estamos en nuestro apogeo y podemos dar lo mejor de nosotras mismas, tanto en el terreno personal como profesional, se nos quiere convertir en invisibles”. En África, afirma, sucede “todo lo contrario, mientras eres joven nadie te tiene demasiado en cuenta. Es a partir de los 45 o los 50 años cuando se considera que una mujer es realmente bella porque el tiempo ha hecho su obra”.

Así la belleza adquiere el poso de la sabiduría, unida al respeto y la experiencia. Y genera deseo. Un deseo no platónico. Salvo en las zonas de mayor influencia del cristianismo y el Islam todavía hay influencia de la tradición matriarcal que ofrece mucha libertad a estas mujeres experimentadas. Lo que, en algunos grupos, les permite eligir su compañero sexual, que no tiene porque ser su marido, o tener varios amantes jóvenes que pueden convertirse incluso en “concubinos” fijos. “No se habla de ello, pero se acepta socialmente”.

Una infancia que le hizo rebelde

Nacida en Douala (Camerún) en 1961, tuvo una infancia dura, marcada por las tragedias familiares, a la sombra de una mujer fuerte, su abuela, que nunca le permitió que los temores la dominasen.

Esta energía se convirtió en rebeldía frente a la sociedad. “El llamarme Calixthe, un nombre que habitualmente es de hombre, me permitió entrar en un liceo orientado a las ciencias”, explica. “Logré aprobar el examen de admisión, pero no lo habrían reconocido de saber que era una chica”. Incluso intentaron convencerla de que “se cambiase a un instituto femenino, en el que podría estudiar algo de literatura pero sobre todo ciencias domésticas”. De esta forma se acostumbró a ser la única mujer en un mundo de hombres. “Tuve que pelear mucho”.

A los 16 años dejó Camerún y emigró a París, donde reside actualmente. Desde el principio no lo tuvo fácil en el mundo literario. “Hace 25 años, cuando envié mi primer manuscrito se interesaron por él cuatro editores, pensando de nuevo que era un hombre, pero al verme casi se desmayan”. En ese momento el hecho de ser mujer, de origen africano y además, reconoce sin pudor, “guapa”, hizo que su vida “se convirtiera en un auténtico infierno”. Se sintió acosada y lo tuvo que pagar “muy caro en la vida personal”. Sufrió el ser objeto de fantasías morbosas “de origen colonial sobre la mujer negra y su sumisión sexual al hombre blanco”.

Buena conocedora de España -vivió en Málaga en los años 80- cada vez que vuelve se siente sorprendida por “la rapidez con la que cambia la sociedad y lo dinámica que es”. Es un lugar “vivo”, mientras que considera que Francia, su patria de adopción, sufre un excesivo inmovilismo con una elite que añora el pasado. “Se habla mucho, pero nadie quiere cambiar nada. Incluso a los de fuera de París, por ejemplo, un escritor que venga del sur se le mira por encima del hombro”.

Una parte del año la sigue pasando en su país de origen para no perder el contacto con sus compatriotas, donde se ha convertido en referencia, sobre todo para las jóvenes que quieren seguir los estudios y sufren una presión muy fuerte de la familia. Beyala es también conocida por su lucha a favor de los derechos de las minorías en Francia. Así, entre otros movimientos, lideró las manifestaciones para lograr que hubiera algún presentador africano en la televisión francesa. “Algo simbólico, pero importante” porque de nuevo volvemos al tema de las referencias, de los modelos positivos. “Sin visibilidad desapareces. Eso crea confusión y rabia”.

calistxe conferencia4

Desde 1987 no ha dejado de escribir y cuenta con veinte novelas traducidas en el mundo entero entre las que destacan “Los honores perdidos” (1997), “África en el corazón” (1998), y “Mujer desnuda, mujer negra” (2004). Ha obtenido prestigiosos galardones como El Gran Premio de la Academia Francesa y del África Negra. Ha recibido asimismo del gobierno francés la distinción de Caballero de la Artes y las Letras. Un reconocimiento a que tanta batalla “ha merecido la pena”.

Beyala, que también ha sido autora de diversos guiones, está próxima a dar el salto a la dirección. “Ya esta todo dispuesto y podré comenzar mi proyecto a principios de noviembre”. Se trata de una película documental que rodará entre París, Nueva York, Bélgica y Camerún. En el abordará la historia de Africa a través de la música del camerunés más universal: Manu Divango.

Fuente: Aloa Comunicación

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo 09 Resumen de jornadas, Calixthe Beyala

Calixthe Beyala (Douala, Camerún, 1961.)

2 de octubre, 20,00h. Palacio del Condestable

1961Calixthe%20BeyalaTras una infancia de grandes penurias, y después de cursar estudios en el barrio de Nboppi, y en el politécnico de Douala a los diecisiete años dejó Camerún y emigró a Paris donde reside actualmente con su hija. Residió un tiempo en Málaga y Córcega, y a su vuelta a Francia cursó estudios de Literatura Española.

Pasa la mitad del año en Camerún, donde trabaja por mejorar las condiciones de vida de sus compatriotas, y la otra mitad en Francia. Desde 1987 no ha dejado de escribir, y cuenta con veinte novelas traducidas en el mundo entero, tres de ellas publicadas en España (Los honores perdidos, 1997. África en el corazón, 1998. Mujer desnuda, mujer negra, 2004), más de un millón de ejemplares vendidos de sus obras, un Gran Prix de la Academia Francesa por su obra Los honores perdidos,  el Gran Premio de literatura de la África Negra por su novela Mamá tiene un amante y el título de Chevalier des Arts et des Lettres.  

Es conocida también por su lucha a favor de los derechos de la Mujer y de las minorías.

Deja un comentario

Archivado bajo Calixthe Beyala